Sábado 15 de mayo: Una jornada especial

julio 9, 2010

Alfredo Graciani - "El Murciélago"

La jornada que organizaron los chicos de Unilever el pasado 15 de mayo fue todo un éxito. Las chicas pudieron participar de una clínica de fútbol a cargo del ex jugador y gran goleador de Boca Juinors, “el Murciélago”, Alfredo Oscar Graciani. A continuación, no podíamos dejar de jugar un picadito con los chicos de Unilever. Más tarde y bajo la tutela de Marta Antún -especialista en temas sobre la mujer y sus derechos en el ámbito deportivo- nos dedicamos a intercambiar ideas, opiniones y experiencias sobre el rol de la mujer y su relación con el deporte, especialmente con el fútbol.

¡Gracias Marta, Alfredo, Agustina, Carolina, Florencia, Luciana, Leandro y Francisco, por organizar y compartir este día tan especial con nosotros!

<a href=”https://golesymetas.files.wordpress.com/2010/07/alfredo-graciani-el-murcielago1.jpg”><img class=”size-full wp-image-577″ title=”Alfredo Graciani – &quot;El Murciélago&quot;” src=”https://golesymetas.files.wordpress.com/2010/07/alfredo-graciani-el-murcielago1.jpg&#8221; alt=”” width=”450″ height=”351″ /></a>

Alfredo Graciani - &quot;El Murciélago&quot;

Anuncios

CADA VEZ SOMOS MÁS – Every time we’re more

septiembre 12, 2009
Las Chicas

Las Chicas

¡Seguimos creciendo!

A través de un convenio con el “Programa Adolescencia”  del Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hemos ampliado nuestra convocatoria sumando así a 18 nuevas integrantes, tanto de Villa 31 como de otros barrios: La Boca, Villa Soldati, Bajo Flores… Estamos muy contentos con este nuevo escenario: “Goles y Metas” cuenta ya con más de 30 participantes, y, al haber adquirido de este modo mayor visibilidad en el barrio, nuevas chicas se acercan día a día a preguntarnos si pueden unirse al equipo. La voz se sigue corriendo así junto un grupo de entusiastas jugadoras que no para de crecer.

Chechu, Pame y Camila

We continue growing! (English)

Through an agreement with the Adolescent Program of the Department of Social Development of the Government of Buenos Aires we have amplified our following adding 18 new girls to the team, many from Villa 31 as well as other neighborhoods such as La Boca, Villa Soldati, Bajo Flores… We are very happy with this new setting: “Goals for Girls” already consists of more than 30 participants, and upon having acquired so many girls, this mode of visibility in the neighborhood attracts many other new girls who approach us and ask if they can join the team.  The word just keeps getting spread with this group of enthusiastic players that never stop growing.


El derecho de salir a jugar (y transpirar la camiseta)

abril 10, 2009

Escrito por Mónica Santino*

Felipa se anima y viene a jugar a la pelota. Tiene cuatro hijos y se acerca a la cancha. Allí juegan todos los martes y jueves un grupo de veinte chicas adolescentes que hace unos seis años que se juntan. Felipa se enteró porque se corrió la voz en el barrio Las Flores, de Villa Martelli. Decidió ir a pesar de que ya pasó los treinta y los pibes propios y la vida la fueron alejando del fútbol. De todas formas, cuenta con su hija mayor, Carolina, para cuidar a los otros tres más chiquitos y revoltosos mientras ella se permite volver a transpirar la camiseta.

Llegan al club, la sociedad de fomento del barrio. Una cancha de fútbol cinco con techo de chapa que funciona como estadio. Hasta hay una pequeña tribuna donde las chicas se sientan, se ponen los botines, conversan antes de empezar a jugar. Con la primera pelota que le llega a los pies, el primer pase que recibe, la sonrisa le invade la cara de oreja a oreja. Viene el grito de reconocimiento: “¡Buena Felipa!” Y ella ya se siente parte del grupo.

A todo esto, Carolina se quedó a un costado de la cancha cuidando que sus hermanos no invadan el terreno de juego. Pero se le salen del cuerpo las ganas. Ella también quiere jugar. Cecilia, la trabajadora social que concurre a este espacio desde hace mucho tiempo y entiende bien de esos silencios que dicen mil palabras, se acerca a Carolina y le ofrece un par de botines nuevos que el grupo entero acaba de estrenar. Entonces la cara de Carolina parece un arco iris.

–Tengo botines –dice.

Y ya no hay hermanito que la pare. Se mete en la cancha y se da el lujo de tirar paredes con su mamá. La alegría que produce pasarse la pelota, ese diálogo mezclado con gritos de aliento derriba un auténtico muro en el sentido literal de las palabras. Juegan. Y no entra tanta felicidad en esas caras.

Esta escena se repite una y otra vez, los martes y los jueves en Villa Martelli y en la Villa 31 de Retiro, en programas que toman a las jóvenes como protagonistas del juego, en este caso del fútbol.

Cada vez que una mujer decide invertir su tiempo en un rato de diversión, deja de lado todo aquello que le propone ser adulta antes de tiempo. Sí, se trata justamente del tiempo y de poder hacerse dueña de esas horas. Mirar la vida con otro cristal en esos instantes de fútbol, donde quizás puedan atreverse a soñar que ser mamás no es el único proyecto posible.

El deporte ha penetrado en lo cotidiano, ha visto multiplicar los tipos de actividad y se ha popularizado. Sin embargo, las mujeres pobres, las más vulnerables, no parecen formar parte de esta democratización deportiva. No acompañan este avance triunfal de un deporte que promete salud, ocio, identidad y diversión.

La persistencia de estructuras culturales que naturalizan la ausencia de las mujeres en los ámbitos deportivos, esa que obstaculiza el uso del tiempo, sigue constituyendo una barrera. Un auténtico desafío para las organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres es incluir necesaria e imperiosamente el derecho de abrir la puerta y salir a jugar. Hacerse dueña de ese tiempo es justo e inalienable.

* Mónica Santino es directora técnica nacional de fútbol, entrenadora del programa de fútbol femenino del Centro de la Mujer “Diana Staubli”, de Vicente López, y del programa Goles y Metas para las Chicas de la Villa 31, Retiro, coordinado por Asociación Civil Democracia Representativa (DR).